Preparaciones culinarias


Preparaciones culinarias

Sería imposible hacer un compendio de todas las recetas que pueden incluirse en la cocina
mediterránea, pero algunas de ellas son muy especiales y merecen mención.
Las que llevan mariscos (tales como gambas, almejas, mejillones o pulpo) emplean distintos
métodos de preparación destinados a conservar intactos los sabores: al vapor, salteados o usando el
ajo de manera determinante en poderosos aliolis. Otras recetas de productos marinos llevadas a
efecto con amorosa rigurosidad son las calderetas de pescado o el bacalao al pil pil.
Los gazpachos y salmorejos también exhiben en su preparación el arte de combinar ingredientes,
donde el aceite de oliva es protagonista y orquesta los sabores.
Cómo se come y cómo se cocina
La gastronomía mediterránea, además de las ya mencionadas, tiene estas otras características que la
definen.
– La moderación
La mesura se expresa en el consumo discreto de carnes rojas y de aves, así como de lácteos, el bajo
uso de grasas distintas del aceite de oliva, y el tomar vino solo para acompañar las comidas.
– La calma
Se come con tranquilidad, saboreando, probando y disfrutando de cada alimento. De la misma
manera se cocina, sin prisas, sin utilizar procesos complicados que requieran técnicas sofisticadas.
Al hecho de preparar los alimentos cotidianos se le reserva el tiempo y el espacio necesarios.
– El socializar
La comida es una oportunidad para comunicarse, compartir, conversar con serenidad y estar en
familia o con los amigos. Comer en compañía es una parte importante de la jornada en las
sociedades mediterráneas.
En un restaurante tradicional de cocina mediterránea encontrarás todos los elementos para conocer
lo que es la esencia de la vida en esta parte del mundo.

Hay 1 comentario

Add yours